29 de marzo de 2008

Los Frías en Venezuela (Parte I)

Fotos de Rafael Martínez 

A finales del siglo IIXX en las poblaciones de Pampán y Motatán en el estado Trujillo, había un número de 25 hombres y 2 mujeres (hacendados de cacao) entre ellos Miguel de Frías y María Serafina Frías, donde se comprometían a costear la construcción de una Iglesia y la organización de un poblado (Biografía Orígenes Trujillanos de Amilcar Fonseca; páginas 491-495-497).

En las dos poblaciones anteriores y la de Tostós vivieron numerosos matrimonios como el de José Julían Frías con Rosalía Morillo y el de José Trinidad Frías con Cruz Mendoza y de este último matrimonio uno de sus hijos Manuel Frías Mendoza aparece registrada la acta de defunción número 51 del 08 de julio de 1882 a la edad de ochenta años y casado con Natividad Benites. Este Manuel es contemporáneo con los matrimonios de: Pedro Frías con Trinidad Aldana, Victorino Frías con María Nicolasa Robles, Isidoro Frías con Paula Santos, Tiburcio Frías con María Antonia Quintero, Fernando Frías con Blasa Silva, José Francisco Frías con Petronila Gil, José María Frías con Zoila Rodríguez, Francisco Frías con Saturnina González. Estos y Otros matrimonios tienen hijos que a su vez se estaban casando entre 1873 y 1885 como consta en los archivos del Registro Civil Principal del Estado Trujillo y en la Curia Diocesana Católica del mismo Estado. Aunque los numerosos descendientes de estas familias que se extienden entre los estados Trujillo, Portuguesa, Barinas, Vargas, Zulia y el Distrito Capital perdieron el contacto entre ellos y el conocimiento de sus antecesores, es importante reseñar que se ha conservado de manera coincidencial los rasgos físicos y nombres repetitivos entre una buena parte de ellos y en esta última particularidad que ha sido una tradición en las familias andinas para colocarle a sus hijos los nombres de los padres, tíos, abuelos, bisabuelos, otros ancestros, familiares y padrinos.

Todos estos Frías y otro grueso grupo familiar, está ligado a la rama ancestral de Juan de Frías que vivía en Coro estado Falcón en 1562.

El veintidós de marzo del dos mil siete esta Sociedad Genealógica visitó la Población de Sabaneta de Barinas y entrevistó a las distinguidas señoras Joaquina Frías y Brígida Ignacia Frías, tías del Señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y donde se presentó la oportunidad para anexar al árbol multifamiliar varios grupos de personas vivas y fallecidas. También pudimos constatar la sencillez de estas dos nobles damas y los humildes hogares donde viven.

En la agradable conversación que se sostuvo con una de ellas, pudimos constatar también que tenía conocimiento del señor Francisco Frías, casado con Eduvigis Milanés Rojas ambos trujillanos, y que junto a sus suegros Pedro Milanés y Melanía Rojas se vieron obligados con otro grueso número de familias a huir de los conflictos políticos de la época de Juan Vicente Gómez, y habiendo sido forzado a incorporarse a las fuerzas militares se escapó poco después, puesto que era un hombre de paz y al reencontrarse con sus familiares decidió trasladarse al piedemonte andino trujillano que colinda con los estados Portuguesa y Barinas, donde se dedicó a la agricultura y procreó doce hermosas hijas ya que imploraba fervorosamente a la Divina Providencia que su esposa solo diera a luz mujeres y esto debido al trauma de la guerra y la recluta de las cuales había sido víctima. Se comenta que estas doce hijas están ligadas a la rama ancestral de Rosa Elena Frías, es decir que convivieron muy estrechamente con la familia materna del actual Presidente de Venezuela. Los esposos José Policarpo Méndez y Ernestina Márquez que también estaban radicados en el área limítrofe de los estados Trujillo, Portuguesa y Barinas, son los padrinos de bautismo en la Iglesia Católica de la señora Rosa Elena Frías. 

Bartolo Milanés casado con María Antonia Briceño, era abuelo de Pedro Milanés (+ 19-12-1946) través de algunas generaciones siempre se ha comentado que su abuelo vino de Europa con el Mariscal y Generalísimo Francisco De Miranda, quien logró sobrevivir al escapar del cerco español por el fracaso del intento independentista y radicándose posteriormente en Trujillo procreó numerosa descendencia.

Historias y experiencias como las anteriormente narradas las está registrando esta Sociedad Genealógica, pero como en todos los casos, no puede detenerse para centrarse en investigar una familia en particular puesto que se requeriría de mayor dedicación de tiempo y recursos. Solo a través del tiempo se logrará anexar cadenas familiares y registrar sus vivencias.